domingo, 1 de julio de 2018

Del Frente Amplio a Vox. Itinerarios políticos (I)

Cuando se abre una serie de entradas no se sabe muy bien cuantas van a salir. Pero cuando uno acumula años sin querer acumula experiencias aunque no gane siempre experiencia.

Podría haber empezado con una entrada fácil, con algo un poco aséptico, algo así como "De Alternativa Verda a Equo" relatando mis experiencias en partidos ecologistas de verdad. Aunque a algunos también les hubiera escandalizado.

Puestos a escandalizar, una vez escrita mi entrada "Lecciones de radicalidad", lo mejor es explicar como uno termina embarcandose en aventuras que no parecen ser la suya.

Mi problema, ya lo he explicado varias veces, es que cuando algo necesita muchas explicaciones pierde un poco su sentido. Aun así creo que es buena ocasión para perder unas líneas en ello. El FRENTE AMPLIO era la opción que se barajaba en el entorno de Gustavo Morales cuando tomo la dirección de FE-JONS hacia el 95. Era una especie de mix, entonces no se decía demasiado claro, entre formación política y movimiento social, con fuerte inspiración a algo así como un "peronismo a la española". Pretendía ser un "paraguas" que recogiese diversas iniciativas, y se suponía que el "partido", que algunos pretendíamos que fuese "sujeto revolucionario", era el palo central, y que las varillas fuesen diversas iniciativas. Como siempre, siempre, siempre, el problema fue que había que discutir el color del paraguas, y en ello morimos. No quiere decir que ahora también vaya a ocurrir, pero parece que estas semanas están en lo mismo otra vez. En mi caso estaba en FE-JONS en aquel momento porque ese era el proyecto y había una dirección que empujaba en esa linea. No pudo ser, y todo se enredo en los tonos de azul, el mundo de las siglas y el pensar en el ombligo en vez de preparar la acción política. Yo no era falangista, ni lo he sido nunca. Como mucho un buen lector de Ramiro Ledesma.

Y ahora con lo verde pues lo mismo. Pienso que, como ahora dicen, hay una "ventana de oportunidad" y que hay que aprovecharla. Hay que estar ahí y no esperar a que alguien haga nuestro trabajo. La referencia, ya citada del MSI, donde convivían corrientes y se tenía una proyección seria en la sociedad italiana sigue estando presente. La ventana de oportunidad es tanto interna, española, como externa, gobiernos europeos de mejor signo de los que hace una década. Algunos siguen escribiendo "revolución" sin explicar como harán para crear el instrumento revolucionario, ni como piensan ir avanzando, mientras otros adquieren relevancia pública. Y parece que los éxitos son la garantía de que se va por mal camino. Los "revolucionarios" se justifican en los fracasos, parece ser su esencia.

A mi esto me agota. Esta semana he cumplido años, ya he pasado el meridiano de la década de los 50, y no quiero seguir esperando que pasen otros 40 años para ver algún cambio en todo esto.

Pero lo dicho no es mas que uno de mis "itinerarios políticos", hay mas y otro día contaré algunos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario